La contaminación atmosférica perjudica hasta los huesos