Los chimpancés y los humanos tenemos sentido del ritmo gracias a ancestro en común