México y África, más cerca de lo que pensamos