Solo si eres muy hábil puedes leer la expresión facial de tu gato