El mexicano que llevó a Google y a Cisco al estrellato