Tona Grasa, el mexicano que rompe fronteras de la animación