La tecnología cierra la brecha social pero abre una brecha ambiental