Ser un profesional de eSports también implica contratos, despidos y sueldos