Así es como los mocos combaten y matan a las bacterias