Agustín B. Ávila Casanueva: Para no repetir la historia