Google alcanza la supremacía cuántica; así es como lo logró