30 ciudades alcanzan su pico de gases de efecto invernadero