Andrómeda, vecina de la Vía Láctea, se ha ‘comido’ varias galaxias menores