Confirmado: los gatos sí quieren a sus dueños