Estamos perdiendo Groenlandia a una alarmante velocidad