En Far From Home, el mejor aliado de Spider Man fue la nube