No más pruebas en animales, mexicana busca reducirlas con chips