Isla Henderson, el patrimonio mundial que se ahoga entre plásticos