¿Por qué debes poner más atención a cómo escuchas?