Por qué es bueno ver películas de terror