Esta podría ser la próxima generación de antibióticos