El Oumuamua, que llegó de fuera del Sistema Solar, no es una nave extraterrestre