Vitamina C, ¿combustible de las células cancerígenas?