La primera ola de calor de 2019 desata miedo en Europa