Un desierto verde puede ser la salvación del planeta