El bebé más pequeño del mundo: pesa lo mismo que una manzana