Los jugos de fruta son tan dañinos como los refrescos: estudio