Neurodiversidad, el antídoto para la discriminación digital