El interior de la Luna podría ser el hogar de sus futuros habitantes