Servicios como Uber y Lyft empeoraron el tránsito de San Francisco