Los órganos bioimpresos en 3D consiguen transmitir fluidos