La mexicana que ayudó a comprobar predicciones de Einstein