Tecnología de videojuegos podría ayudar a la medicina