Carl E. Wieman, el Nobel que nos invita a pensar como científicos