La razón por la que el yogur nos ayudó a pronunciar la “f” y la “v”