Los teléfonos flexibles podrían reemplazar tablets y notebooks