Aunque no lo creas, las moscas mantienen el equilibrio de la Tierra