Biométricos y cómputo cuántico agudizan carencia de talento tecnológico