La Patagonia chilena, un laboratorio para estudiar el cambio climático