Dejar de comer carne, un paso para salvar vidas y al medioambiente