La razón por la que las estrellas brillan más en invierno