Mexicana crea biocombustible con residuos de comida