Por qué no deberías ofrecer ayuda a tus compañeros de trabajo