Nanotecnología, la herramienta perfecta para combatir microorganismos