La ciencia lo confirma: los mejores amigos se hacen en la universidad