Laurence Bertoux: ¿Quién tiene la culpa?