El cerebro se ‘nutre’ de experiencias para enfrentar situaciones complejas