¿Cómo puedes evitar ‘el síndrome de Elon Musk’?