¿Puede una ciudad ser más inteligente que sus habitantes?