Pepsi sigue los pasos de Coca-Cola y considera bebidas con cannabis